miércoles, 3 de marzo de 2010

REFRANES Y DICHOS PAJARITEROS.


Los refranes o dichos populares, como podemos comprobar en cualquier enciclopedia, diccionario o texto literario o portal de internet, son pequeñas expresiones que tienen como finalidad el darnos algunos consejillos sobre un determinado tema, en nuestro caso, sobre la caza de la perdiz con reclamo.

Como pequeños textos expresados en lenguaje del pueblo, normalmente con rima, han llegado hasta nosotros/as de generación en generación -abuelos, padres e hijos- y aunque algunas veces difieren un poco en las palabras que lo forman -según el lugar de procedencia-, lo que nos transmiten siempre es lo mismo.

Y basándome en el refrán: “Decir refranes, es decir verdades”, intentaré revivir algunas de ellas en estas curiosas frases hechas, pero siempre teniendo en cuenta lo que dice otro de ellos “El que de refranes se fía, no llega al mediodía”.

A modo de resumen citaré algunos que más de uno ha escuchado y pronunciado.. Unos conocidos y otros, no tanto, al menos, para mí.

* Para San Antón, busca la perdiz a su perdigón.
* Por San Antón, dale tiempo al perdigón y si no está, deja la Virgen pasar.
* En llegando San Antón, a la espalda el perdigón.
* Por San Antón, descuelga el perdigón, y si no quiere cantar, vuélvelo a colgar.
* Por San Antón, pares son.
* La “picailla” de San Miguel, quince días antes y quince después.
* En enero, busca la perdiz su compañero.
* El celo de la perdiz, con cantos ha de venir.
* La perdiz se aparea con muchos cantos y peleas.
* Cazador dormilón, no sirve para el perdigón.
* Jaulero que poco mata, todo se le vuelven quejas.
* El perdigonero propone y la naturaleza dispone.
* A la perdiz que encocora, cambio de puesto y hora.
* Pollo que has de acaudillar, por San Miguel sácalo a cantar.
* Dile adiós a la perdiz que de tarde canta por encima del “tanganil”. 
* Cuando el pájaro se junta, el jaulero apunta.
* Cuando al alba canta la perdiz, pocos días le quedan para morir.
* Cuando el olivo empieza a cernir, se caza la perdiz.
* En abril, mucho cantar y poco venir.
* Mojados han de venir los pollos para servir.
* El buen perdigonero mira mañana y tarde el jaulero.
* No dejes para el final, tus reclamos gestionar.
* A la perdiz enjaulada, ojo al sol, que es lo peor.
* Reclamo y caballo, ni forzarlos ni prestarlos.
* El primero criarlos, el segundo engordarlos y el tercero cazarlos.
* El primero, cantan; el segundo, engañan y el tercero, matan.
* Cazando el pollo, tirar al que desafíe. Y si entra el par, primero al macho matar
* Cazar con viento, perder el tiempo.
* Al cazadero, ligero, no antes, pero sí el primero.
* Pájaro algarín, uno de cada mil.
* Pájaro que vas a comprar, primero llévalo a probar.
* En el puesto la perdiz, el culo la hace servir.
* En enero, hace la perdiz el recoquero. En febrero, el nido ponedero. En marzo, tres o cuatro. Y en abril, el nido hasta el cubil.
* De cualquier rincón, sale el mejor perdigón.
* Si perdices quieres matar, las plumas se han de mojar.
* Mejor que perdiz sola, la carambola.
*Al hombre en el traje; la perdiz por su plumaje. 
* En febrero, el celo verdadero.
* Al canto de la cotolía, desenfunda el pájaro que viene el día.
* Al pollo, el primer tiro, certero.
* Quien muchos reclamos tiene, pierde el tiempo, el dinero y perdices para el puchero.
* Cuida siempre al reclamo como a tu propio hermano.
* A la buena mujer, abrazos; y al reclamo malo, trancazos.
* Si quieres ser buen cuchichero, lleva al puesto nervios de acero. 
* Perdiz derrengada, perdigoncillos guarda. 
* Pájaro viejo, no entra a la jaula.
* Si quieres hacer pajarillo, el dedo fuera del gatillo.
* Con el perdigón se diligente: mucho trigo, verde y tenlo fuera de lo caliente.
* Para el tollo oscuridad, para el colgadero, claridad.
* Por San José, cuelga por última vez.

Estos cincuenta refranes, unos ya conocidos por mí y otros sacados de libros y del refranero castellano, son una muestra de la gracia que contienen y del fin que persiguen.

Y para acabar, sirvan estos versos de Cecilia Böhl de Faber (“Fernán Caballero”) a modo de epílogo y sacados del libro “Buscando a Fabián” –una gran obra por cierto- de Aranda Mercader y Martínez Pretel.

                                                    La perdiz está en la jaula 
                                                    y siempre barateando 
                                                    a ver si encuentra agujero 
                                                    por donde salir volando.

1 comentario: