lunes, 9 de octubre de 2017

EMPEZAMOS CON LAS CITAS CUQUILLERAS ENTRE AFICIONADOS

     El pasado sábado día 7, me trasladé hasta la bella y cercana población de Hinojos para echar el rato con los compañeros del Coto El Mortiño/La Americana. Primeramente, anduvimos dando una vuelta  por el pueblo para ver los reclamos de algunos compañeros y luego nos trasladamos a una parcela con una vivienda de encanto -La Choza-, propiedad de Manuel Somoza. A dicha cita, asistimos Manolo y Juan Francisco Morón, Joaquín López, Manuel Somoza y el que suscribe.

Tres imágenes de la cita. La primera nos muestra el interior de la preciosa y encantadora vivienda. En la segunda se nos ve a los asistente y en la tercera se puede apreciar un formidable revuelto de los preciados gurumelos.




       Como no podía ser de otra manera, porque forma parte muy importante de la actividad cinegética en general y la del reclamo en particular, charlamos largo y tendido de nuestra afición, con todas las anécdotas habidas y por haber, hablamos sobre la temporada anterior y sentamos las bases de lo que será la próxima. Es decir, renovamos ilusiones.

    Por supuesto, entre compañeros y buenos amigos, unas copas, unos buenos platos de productos de la tierra y las bromas de rigor no podían faltar y no faltaron. En unas palabras, un maravilloso día que nunca debe faltar entre la gente que comparte cualquier situación de la vida, como en este caso, es el de la afición cuquillera.

    Para finalizar, hacer constar públicamente la maravillosa hospitalidad mostrada por todos los compañeros. Es obvio que, aparte de muy buenos pajariteros, son unos excelentes "tíos".

2 comentarios:

  1. De verdad que si Jose Antonio, un Sabado estupendo, lo que si echamos en falta todos fue a nuestro compañero Manolo Monecillo, que por un problema familiar no pudo asistir; desde aqui un saludo.

    Espero que D.Joaquin Lopéz, con su nuevo reclamo caze muchas perdices esta temporada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, un gran día. Como no podía ser menos.

    No debemos olvidar que cualquier actividad cinegética nunca se puede quedar en apretar el gatillo. Si no tiene amigos a quienes hacer partícipes de lo que se siente en un lance, la caza no tendría sentido. No se trata de contar batallitas, que también se hace y es lícito, se trata de compartir sensaciones. Ahí está la esencia de la afición venatoria y, máxime, en grupo bien avenido, como es el caso.

    Y eso es lo que hicimos, aparte de la gran hospitalidad mostrada, no faltaron las correspondientes bromas y las copas de rigor que tampoco pueden faltar. Además, se pasó “revista” a la temporada anterior y se analizaron muchos aspectos de la que se nos avecina.

    Esperemos que no sea flor de un día y repitamos el formidable rato con el que nos regalamos. Eso sí, D. Joaquín López, con el gran reclamo que se le obsequiaron los hermanos Morón, no podrá tener quejas a partir de ahora.

    Saludos.

    ResponderEliminar