jueves, 11 de octubre de 2018

COMO TEMPORADA TRAS TEMPORADAS POR ESTAS FECHAS..., RECLAMOS A LAS JAULAS.

                                            El grueso de mi jaulero ya en sus respectivas jaulas.
Es pronto, pero como dice uno de mis relatos punteros: … cuando las necesidades mandan…. Aunque también es verdad es que hace muchos años, por estas fechas, no es que estuvieran enjaulados los reclamos, sino que ya se había salido al campo, incluso,  a veces,  ya se había tirado. Eran otros tiempos, pero así ocurría. Dígase la picaílla se San Miguel

Efectivamente, como en temporadas anteriores -y ya van muchas-, sobre el puente de la Virgen del Pilar, suelo sacar a los pájaros de la tierra y enjaularlos. Y lo hago por estas fechas, sin esperar mucho más porque, aunque alguno todavía anda soltando plumas -entre ellos Chimenea-, los que mudamos a nuestros reclamos en casa, tal circunstancia supone un verdadero estropicio. La tierra, las plumas y el polverío no es lo ideal para donde vive la familia. Por tanto, está claro que las quejas son totalmente justificadas. En el lugar de veraneo estaban en el exterior, pero ahora en la terraza de la casa, ya no es lo mismo.

A partir de ahora, como repetitivamente vengo haciendo desde hace muchos años, seguiré dándoles tierra semanalmente, pues es un cometido que en ningún momento corto, aunque estén enjaulados, pero en un lugar fuera de la casa. Luego, una vez en sus respectivas jaulas, en primer lugar, toca la necesaria y obligada desparasitación. Para los ácaros y parásitos externos suelo utilizar la ivermectina (Pulmosán), echándole unas gotas debajo de cada ala. En cuanto a los parásitos internos, les pongo piperacina durante dos días en el agua de beber.

Luego, sobre primero de noviembre llegará el tradicional recorte, el soleo, el verde, las bellotas…. para que lleguen medianamente en condiciones a la apertura de la veda. Hasta entonces, pienso de mantenimiento y un poco de mixtura de semillas de vez en cuando, como golosina. Aunque como bien sabemos, porque muchas veces lo hemos leído y hablado: el que es bueno necesita poco para marchar y el que es malo, por mucho que le ofrezcamos y pongamos a su alcance, nunca dejará de ser mochuelo.

Para finalizar, como año tras año, lo que nunca falta son las renovadas ilusiones. Nuestra afición está necesitada de ellas, pues bastantes palos recibimos por todos lados como para no tenerlas. Y cuando falten, lo mejor es decir: SE ACABÓ.

2 comentarios:

  1. La verdad que es así, las circunstancias mandan. Yo llevo tiempo usando arena de playa que es más “limpia” en cuanto al polvo, y otra cosa que le veo buena son las sales minerales que trae. También he tenido que compaginar arena y rejilla, así les doy tierra cuando yo quiero y evito tener que limpiar a diario y la verdad que se nota, ya no parece un polvero de obra, en este aspecto he mejorado.
    Con esto y lo mío, este año voy “atrasado” en cuanto a meterlos en jaula, ya que por las circunstancias anteriores en cuanto dejaban de tirar plumas los pasaba a la jaula, algunos en agosto y la mayoría en septiembre. Luego había que hilar fino para que no llegaran pasados, cosa que sin moverlos y sin darles más de lo que necesitan hasta su momento, conseguí que llegaran medianamenre bien al inicio y sobre todo al final. Pero este año, para to santos.
    Y otra verdad como un templo, los buenos con trigo, bellotas y verde.... échale pájaros al lado....y luego están los que hay que atiborrarlos con altas energía, semillas, verde, bellotas e incluso vitaminas en agua y nada de nada. En mi caso tengo uno así. Un Ali cortado que me dieron hace un par de años que a día de hoy no se como canta... y este año en su tercero ya sabe lo que le espera, si no vale para la jaula al menos que me saque alguna nidada.
    Y la verdad que lo aguanto porque es un pincel en el repostero, si encima fuese un pájaro bregoso o alambrares ni para criar, ya estaría en su medio.
    Pero por estas cosas son por lo que me gusta esta afición por la briega diaria con estos Sres. y luchar por tener un jaulero medianamente decente.
    Un saludo y esperemos que las aguas y el tiempo sea benévolo con nosotros y tengamos una buena temporada por fin.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Juan Luis.

    La muda, como todo, tiene muchas formas de entenderla en cuanto al cómo hacerlo y varía según zonas. Al final lo que se persigue es que sea más o menos buena, pues una muda deficiente es sinónimo de fracaso.

    Lo que viene luego, la preparación de nuestros reclamos para que lleguen en condiciones a la apertura de la veda, también es entendida de multitud de formas y todas pueden tener su razón. Ahora bien, me reafirmo en que, hagamos lo que hagamos con los "cantamañanas", no sirve de nada. Al final, puerta. Aunque sean una estampa.

    Saludo.

    ResponderEliminar