martes, 10 de marzo de 2015

¿CAMPO AUTÓCTONO O DE REPOBLACIÓN?

Aunque ya he escrito y comentado muchas veces lo que pienso sobre este controvertido tema, quiero, una vez más porque es el pan nuestro de cada día, y basándome en situaciones reales que vengo comprobando año tras año, dar un poco más de luz, siempre bajo mi opinión que, equivocada o no, es una más de las muchas que hay sobre el tema. Esta vez dejando a un lado al reclamo y centrándome en los ejemplares que pueblan nuestros campos.

Ante todo soy, aunque luego leyendo mis palabras pueda parecer que no es así, un verdadero defensor de nuestra autentica perdiz roja española o Alectoris rufa. Digo esto, porque quien ha conocido, como es mi caso, este tipo de perdiz hace ya unos años y la compara con la de hoy, aunque sea perdiz de sierra, en donde afortunadamente no ha llegado la hibridación con la perdiz de granja, existe un verdadero abismo. Los motivos de tal cambio, en los cuales no me voy a parar, son muy variados, como todos sabemos o entendemos que puedan ser. Pero lo que sí es cierto es que entre aquella perdiz, fuerte, dominadora de su territorio, esquiva, valiente… y la de hoy, aunque pueblen los mismos parajes, existen considerables diferencias.

Está claro que, con los años que tengo, he tenido la suerte de conocer a la perdiz de antaño y disfrutar de lances que hoy, excepto en contadísimas ocasiones, no son comunes. De esta manera, patirrojas que se venían de vuelo desde bien lejos y caían en medio de la plaza, que entraban al reclamo arrastrando el ala, que se engarabitaban encima de la jaula, que cantaban de lejos y a los pocos minutos estaban delante del reclamo con el clásico cuchicheo de la perdiz de campo, que se le mataba el macho o la hembra y al poco tiempo el viudo/a estaba otra vez dando vueltas al farolillo, que cantaban sin cesar en la horas clásicas de los puestos…, hoy día, aunque nos cueste aceptarlo, es muy muy difícil encontrarlas y, si me apuro, no existen. Lo que hay hoy día son perdices cobardonas que cantan poco, que no entran bien al reclamo, que se atrancan en las cercanías del colgadero o se van de vuelo cuando están en las proximidades del puesto sin el más mínimo motivo, que le tiras el macho o la hembra  de una pareja y el/la que queda o no vuelve a entrar y da bien la lata al reclamo o vuela y nunca más se supo de él o ella. En una palabra, un auténtico y continuo sofocón del aficionado de turno que tiene la suerte de colgar en algunos de los maravillosos parajes en donde todavía este tipo de perdiz, aunque no sea la de antes, puebla sus rincones. Está claro que, aunque digamos que el verdadero cuquillero, el de tradición, el de sentimiento…, se contenta con poco, también es verdad que a cualquiera de ellos, de vez en cuando, le gusta, porque es ley de vida, llegar al cortijo, tras vivir un buen puesto, con una sonrisa de oreja a oreja y, esto, desgraciadamente a día de hoy, no es lo normal, ni mucho menos. Muy al contrario, el sofocón, el disgusto, las ganas de mandar todo al garete… suele ser lo común en infinidad de ocasiones. Y es así, porque en los últimos años nos hemos ido acostumbrado a casi tirar en todos los puestos y, con la perdiz de hoy, tal circunstancia es una quimera.

Ante este panorama tan desolador que nos rodea, la perdiz de repoblación, no cualquiera ni de cualquier manera, sino una perdiz cuya procedencia nos asegure una buena calidad de ejemplares y soltada en su tiempo, tras un buen y serio estudio de las posibilidades de una determinada finca, queramos aceptarlo o no, no es “bajarse los pantalones” como se suele decir. Y no lo es, porque es de humano el disfrutar y, si lo que realmente queremos no nos lo proporciona lo que hay en el campo, de ley es buscar alternativas y, ésta, se quiera o no, es una de ellas. Pero ojo, no hablo de cotos intensivos en donde se van soltando ejemplares de muy dudosa procedencia, cada dos por tres y cuando la necesidad de bolsillo lo requiera y en los que se pueden hacer puesto de “dolor de cabeza”. Me refiero a cotos, en donde quien lo lleva adelante, realiza una suelta de un determinado número de perdices con buen “pedigree”, en su tiempo, dígase al comienzo del otoño, los cuida y cuando llega su momento, la apertura de la veda del reclamo los caza, sin que antes se le haya dado palizas y palizas al salto y al ojeo. Así, estas perdices cuando llega la apertura de la veda, allá por principio de enero, con tres meses más o menos en el campo, más las que han quedado del año anterior, están emparejadas, conocen el terreno y, aunque nunca llegarán a poseer la sapiencia, sentido y bravura de la autóctona, entran a la jaula que, muchas veces, da gusto verlas. Por supuesto que no son de campo, pero el aficionado se divierte, vaya que sí.

         Todo lo expuesto lo refrendo porque soy de los que le gusta decir la verdad de lo que siento y de lo que hago. En base a ello, año tras año, abato autóctonas y de repoblación y no pesa, ni me duele decirlo. En la finca que tengo arrendada hace dieciséis año, sólo hay autóctonas –aunque cada año están peor-, pero empiezo a plantearme el realizar sueltas si la cosa no cambia. Y es así, porque aparte de los sofocones que se puedan coger colgándole a este tipo de perdices, los reclamos terminan hechos polvo, porque para ellos, no hay nada peor, que puestos y puestos sin matarles cacería y eso es lo que está ocurriendo últimamente. Pasan los días y los días, puestos y puestos y ni se les tira y ni se les acercan las patirrojas. Y lo peor es que muchas veces, pasan las jornadas y ni se escucha el campo. Pero existe un problema añadido. Con la perdiz autóctona de hoy, nos podemos encontrar, y este año me ha ocurrido a mí, que pájaros que dieron grandes puestos, con el campo lejos o sin escuchar una pitada, por supuesto, a los tres o cuatro celos te das cuenta que son unos auténticos mochuelos y los tienes que soltar, puesto que, cuando llega el momento en el que tienen que dar el do de pecho, no sirven y le hemos aguantado carros y carretas pensando que eran unos buenos reclamos. Está claro que de salón todos los espadas son buenísimos.

5 comentarios:

  1. La reflexión me parece magnífica, y lo que está claro que si queremos seguir disfrutando de esta caza algo hay que hacer, pero lo tenemos que hacer los cazadores de reclamo, los que nos gusta de verdad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Damián.

    No creas que no me cuesta trabajo hacer este tipo de reflexiones, pero por mucho que nos pese a los que seguimos apegado a la tradición, todo evoluciona y la caza y la del reclamo en especial, también. El toro bravo ya no es el que era y, al menos, la perdiz autóctona que yo conozco, con alguna salvedad, tampoco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches amigo Jose Antonio.
    Soy de la opinión de que hay que respetar todas las opiniones, y si entre nosotros los cazadores de reclamo no lo hacemos, mal nos va a ir.
    Pero quiero que me respeten a mi, y mientras pueda resistire en la caza de la perdiz autóctona, por lo menos mientras pueda.
    Tengo 39 años y cazo el pájaro desde los once, y tengo que reconocer que cuando peor nos va el reclamo mas purita me estoy volviendo!!!
    Este año he cazado el pájaro en una finca donde el campo es 100x100 autóctono. somos tres socios y yo cuatro ( los otros tres compañeros jubilados). se caza como me enseñó mi padre, y se ha cazado el pájaro toda la vida. El puesto de mañana, y el de tarde.
    Hoy en dia se dan minimo dos puestos de mañana, y algunos como puedan dar tres, mejor. Y por la tarde si me apuras se da dos puestos. Independientemente si se tire o no.
    Esta temporada he sido el tio mas feliz del mundo cazando caza autóctona y como se hacia antaño. Incluido los ratos y charlas al pie de la chimenea. Y que conste que el que escribe solo va al campo sabados y domingos, por trabajo.
    Pero como anteriormente te decía, y perdona mi tostonazo amigo J. Antonio, mientras pueda, este que esta aquí RESISTIRÉ!!!!!
    Vuelvo a repetir, que respetando a todos.
    Un saludo, Nico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi buen amigo Nico.

      Me alegro mucho al saber de tí y te doy las gracias por seguir visitando mi blog.

      Lo mejor en la vida es ser consecuente con las ideas propias, equivocadas o no. Y en tu caso, me parece formidable que la perdiz autóctona siga siendo tu referente.

      La temporada que se ha cerrado, aparte de la Dehesa, mi coto desde hace bastantes años, he cazado en Las Moriscas de Villanueva de las Cruces, nuestra perdiz roja auténtica. Al finalizar la zona baja podía haber ido a Cortelazor, a nuestra sierra, pero los años y los muchos puestos, comìezan a pesar. Aún así, ha sido un gran año para mi. No me puedo quejar.

      Por supuesto, como lo ley en un libro, las historias de chimeneas, nunca deben faltar en nuestra afición, puesto que son la salsa de la misma.

      Por último, decirte que tengo guardado un ejemplar de mi libro para cuando lo desees.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Mi buen amigo Nico.

    Me alegro mucho al saber de tí y te doy las gracias por seguir visitando mi blog.

    Lo mejor en la vida es ser consecuente con las ideas propias, equivocadas o no. Y en tu caso, me parece formidable que la perdiz autóctona siga siendo tu referente.

    La temporada que se ha cerrado, aparte de la Dehesa, mi coto desde hace bastantes años, he cazado en Las Moriscas de Villanueva de las Cruces, nuestra perdiz roja auténtica. Al finalizar la zona baja podía haber ido a Cortelazor, a nuestra sierra, pero los años y los muchos puestos, comìezan a pesar. Aún así, ha sido un gran año para mi. No me puedo quejar.

    Por supuesto, como leí en un libro, las historias de chimeneas, nunca deben faltar en nuestra afición, puesto que son la salsa de la misma. De esta manera, en ese lugar, hace ya muchos años, al escuchar a mi abuelo Vicente empezó a nacer en mi esta gran afición que, hoy, sesenta años después, sigue viva en mí.

    Por último, decirte que tengo guardado un ejemplar de mi libro Con la jaula a cuestas para cuando lo desees.

    Saludos.

    ResponderEliminar