miércoles, 30 de diciembre de 2015

EN BUSCA DE POLLOS EN LA FINCA LAS MEDIANAS



Un pavo real dándonos la bienvenida y una cierva comiendo en mis manos.

Esta mañana, en unión del amigo Juan Conde, nos hemos trasladado hasta la finca Las Medianas, perteneciente al término municipal del Cerro de Andévalo, para comprar un pollo que el amigo Juan le tenía prometido a mi amigo y compañero de caza, Manolo Monecillo.

En dicha finca andevaleña, una preciosa propiedad de 800 ha, hay montada una pequeña explotación cinegética de perdices, dedicada principalmente a repoblación propia y acogida al Plan de Pureza Genética de Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. De camino, una mínima parte de los ejemplares machos se venden para reclamos, aunque dicho sea de paso, tal circunstancia no es muy conocida entre los aficionados onubenses. Sin embargo, mediante un amigo de la zona, me enteré del tema y he querido probar para ver cuáles son los resultados.

Decir que, en principio, los ejemplares que he podido ver de cerca, aparte de nobles y bien conformados en cuanto a su morfología, poseen singularidades específicas muy semejantes a nuestra auténtica perdiz roja salvaje. De hecho, uno de los trabajadores de la finca me comentaba que la mayoría de las parejas reproductoras proceden de la propia finca o bien cedidas por la Consejería de Medio Ambiente.

Tan me entraron por los ojos los pollos, que ya no solo nos trajimos el de Manolo, sino que vino otro para mí. Lo que viene a dejarnos claro, una vez más, que los perdigoneros no podemos ir a lugares donde se puedan adquirir nuevas promesas,  pues la mayoría de las veces, como ha sido el caso de hoy, picamos. Y ya no es picar, sino que el bando que tengo en casa cada vez es mayor. Ni más ni menos que quince. Una auténtica burrada

Dos imágenes de la pequeña explotación de perdices. En la primera se puede ver a parte de las jaulas de puesta. La segunda nos muestra un extremo de uno de los dos voladeros que tiene la finca que, como se puede apreciar, en estas fechas ya tiene pocos inquilinos.



En esta última toma, se puede apreciar el colorido del plumaje y de las patas del pollo que me traído para casa.




         Por cierto, con las últimas aguas caídas, que no ha estado mal la cosa, el campo empieza a recobrar su normalidad. En unos días estará precioso.

lunes, 28 de diciembre de 2015

VOLVEMOS A LAS MONTERÍAS




Después de un mes y medio apartado del mundo de la caza por motivos de salud, este pasado domingo acompañé a mi hijo Pablo y a mi hermano Adolfo a Calañas para echar el rato de montería y volver a charlar con los amigos monteros de la localidad andevaleña.

Así, con una mañana fría y con viento, se monteó la mancha La Atalaya, finca situada en la zona del Cobujón y con una preciosa vegetación de pino piñonero eucaliptus y monte bajo y que año tras año presenta unos buenos números de reses abatidas. De hecho, aunque marranos cada vez hay menos por la zona, siempre se va a las puertas que han correspondido en los sorteos con la ilusión de abatir algún buen ejemplar, como de hecho ocurre de vez en cuando. Por el contrario, casi todas las manchas de Calañas están bastante buenas de venaos, lo que se traduce en buenos ejemplares en la mayoría de las jornadas venatorias.

El resultado de ayer no fue malo puesto que se abatieron unos buenos pocos de ciervos -todos con más de diez puntas, premisa para poder dispararles-, algunas ciervas y ocho guarros. Entre ellos, mi hijo Pablo se quedó con un venadete de once puntas y mi hermano una cochina medianeta y una cierva.

martes, 22 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD


¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos 

acordemos de las ilusiones de nuestra 

infancia, le recuerde al abuelo las alegrías 

de su juventud, y le transporte al viajero a 

su chimenea y a su dulce hogar!


                                                         Charles Dickens


sábado, 19 de diciembre de 2015

LAS CABAÑUELAS Y LA REALIDAD


Quiero dejar bien claro que en ningún momento pretendo tirar por tierra -Dios me libre- esta forma milenaria que se utiliza en nuestra tierra par predecir el tiempo a largo plazo como son Las Cabañuelas o Témporas en el norte de España. Pero es obvio que aún, con el amplio margen de error sobre la que se sostienen, este año no están acertando, ya no por Huelva, sino por la zona específica donde se tomaron los datos para su posterior concrepción (Quesada, Jaén).

Como se puede comprobar en las predicciones de D. Alfonso Cuenca, sí acertó en el mes de octubre. Sin embargo, los meses de noviembre y diciembre están resultando todo lo contrario; ni una gota de agua, cuando se preveía que cayeran muchos litros. Esto significa que, si ya de por sí es complicado la predicción meteorológica a medio plazo con todos los medios técnicos de hoy día, no digamos a largo plazo, como es el caso de las cabañuelas, con solo la observación de lo que ocurre durante algunos días del mes de agosto.

Pero es más, aparte de no llover, las temperaturas que estamos soportando por estas fechas, se acercan más a las de primavera-verano, que a las que deberíamos tener. Pues no creo que 20/24 ºC sea lo idóneo para mediados del último mes del año.

El resultado se puede ver en el campo. Si a mediados de octubre todo era una inmensa alfombra verde con regajos corriendo, ahora la hierba casi amarilla y raída por los animales, los arroyos y regajos sin una gota de agua, las tierras resecas como el esparto y carriles con polvo como en verano.

Es más, como ya decía en mi artículo anterior, la flor de jara se puede ver en muchos de los ejemplares -no todos- de nuestra flora mediterránea. Y como suele ser normal por estas fechas, bastantes de nuestras patirrojas ya están emparejadas por estas tierras.


Dos imágenes tomadas el pasado jueves, 17 de diciembre en la finca La Dehesa (Puebla de Guzmán)



miércoles, 16 de diciembre de 2015

TIEMPO DE SOLEO.

                                                                              Rato de soleo matutino
Por estas fechas, año tras año, los perdigoneros andamos atareados ofreciéndoles a nuestros reclamos todo aquello que pensamos puede servir para que se pongan a punto con miras a la apertura de la veda, allá por la segunda quincena del próximo mes de enero.

De esta manera, verde, bellotas y castañas picadas…, varios días a la semana, es lo común por estas fechas de comienzo del invierno. Eso sí, sin pasarnos para evitar las tan temidas mudas extemporáneas. Pero además, desde hace ya algún tiempo los aficionados solemos solear al personal. Bien por la mañana, o bien por la tarde, colocamos los reclamos al sol para que se pongan más bonitos al recibir la vitamina D, que hace, entre otras muchas cosas, que sus ojos, picos y patas vayan adquiriendo el  atractivo color rojo.

Sobre el tema del soleo, como se puede apreciar en la imagen superior, este año me he hecho de una red para echársela por encima de las jaulas y, con ello, evitar que, tanto gorriones, como palomas, puedan posarse en los comederos y provocar enfermedades en los reclamos.

En las dos imágenes que vienen a continuación se puede ver el estado actual de Chimenea, en primer lugar, y del Alpujarreño en segundo. Han hecho una buena muda y ya están adquiriendo el atractivo color rojo.



Para terminar, decir que hasta aquí podemos llegar los cuquilleros. Es decir, el ofrecerle a nuestros reclamos todo lo que esté en nuestras manos para que lleguen en óptimas condiciones a la apertura de la veda. Ahora bien, la climatología es una base fundamental y este año, al igual que los anteriores, la cosa no pinta bien. El otoño comenzó de forma inmejorable, pero hace mes y medio que no llueve y tal circunstancia para nuestras patirrojas es lo peor que les puede ocurrir. Y lo peor del caso será que cuando llegue enero se meterá una invernada de las de época, con frío y viento. Justamente lo que no debería ocurrir. Tiempo al tiempo.


miércoles, 2 de diciembre de 2015

LAS MUDAS EXTEMPORÁNEAS.


                Al hilo de un post aparecido recientemente en unos de los foros de la caza de la perdiz con reclamo y como a uno le ha ocurrido casi de todo en este complicado mundillo, puedo asegurar, sin lugar a equivocarme, que si hay una situación que fastidia al máximo, ésta no es otra que la tan temida muda extemporánea o pelecha en fechas próximas a la apertura de la veda. Ni que decir tiene que es un verdadero jarro de agua fría para el cuquillero de turno.

         ¿Qué por qué se produce esta alteración en el ciclo biológico de nuestros reclamos? Pues la verdad es que no es fácil precisar cuál es el detonante porque, a mi entender, nunca es uno solo en motivo, sino que una serie de factores concurren y ello hace que unos determinados pájaros de jaulas, allá por diciembre o  principios de enero empiezan a soltar plumas, con lo que, su celo baja y como bien decía unos de los participantes en dicho foro, lo mejor es meterlos en los cajones de muda y hasta la temporada siguiente. Eso sí el enfado del perdigonero es de los que hacen época.

           En esta línea, por lo vivido, oído y leído los factores que ayudan a que aparezcan mudas extemporáneas, aparte de algún tipo de ácaros que pueden producirlas, para mí, los cinco más importantes son los siguientes:

1.- Mal pelecho en la época natural.
2.- Sobrealimentación con abuso de proteínas y golosinas.
3.-Temperatura elevada en el habitáculo donde tenemos los reclamos.
4.-Abuso en las horas de luz o en la intensidad de las mismas.
5.- Excesivo uso de vitaminas y aminoácidos.

      En base a ello, deberíamos no abusar de lo anteriormente reseñado y principalmente en el pienso de alta energía, cañamones, bellotas, no dejarlos horas y horas con luz para que se encelen antes. No administrarles vitaminas al por mayor para que se pongan bonitos, con los ojos más rojos… Y muy en contra de lo que opinan muchos compañeros de acercar los pájaros a chimeneas y en las cocinas -respetable al máximo- para que se encelen, pienso que lo que hacemos ayudar a la muda fuera de tiempo.
        
     Tengo que puntualizar que a mí me ocurrió esta desagradable situación hace muchos años, aprendí de lo sucedido -luz encendida más tiempo de la cuenta, vitaminas sin control y pienso alta energía- y no se ha vuelto a repetir. Me pudo la ansiedad y la avaricia, quise encelar los reclamos en dos días y tuve el merecido castigo. Tan es así que, unos diez días antes de la apertura del periodo hábil, la mayoría de los reclamos empezaron a tirar plumas y, aunque puse en práctica todas esas cosas que hacemos para cortar la caída de las mismas, todo fue inútil. Un temporada tirada por la ventana y el correspondiente sofocón. Algún que otro puesto aseadito y, el resto, "mocholada" tras "mocholada".

      Para finalizar, solo decir que, con todo lo reseñado anteriormente, una vez empezada la pelecha invernal, excepto en casos muy puntuales, la mayoría de los reclamos ya no adquieren la fortaleza que se le exige para la pelea, por lo que nunca estarán como deben de estar. El meterlos en agua fría, el dejarlos varias noches al sereno, el cortarles la sobrealimentación... poco resultado da una vez que comienzan a soltar plumas, puesto que son procesos que, en un muy alto porcentaje, no se cortan de hoy para mañana. La cuestión deber ser la prevención: que hagan una buena muda en lugar adecuado y el no excederse en la alimentación, luz, calor, vitaminas… Si conseguimos esto, casi seguro que no se producirán mudas extemporáneas y, con ello, quitarnos muchos quebraderos de cabeza. No es fácil para quien espera todo un año, no poder practicar lo que más le gusta.