miércoles, 16 de enero de 2019

COMENZAMOS LA TEMPORADA DE RECLAMO 2019

AL PRIMER TAPÓN, ZURRAPA.

Empezó para mí la temporada de reclamo 2019 en las tierras manchegas de Manzanares -finca La Membrilla- en el pasado fin de semana con dos premisas: muchísimo frío y campo casi igual. Si a ello le añadimos que hace mucho que no llueve y que la “segunda división” de mi jaulero no ha estado a la altura que se esperaba de ellos, el resultado final ha sido claro: fracaso en lo cuquillero. Solo Panderón y Pechín se han comportado. El resto, suspenso absoluto. Eso sí, una alegría con un pájaro que ha llegado hace poco a mi jaulero como regalo de un buen amigo: Fabián. No le he tirado, aunque podría haberlo hecho si hubiera sido un pájaro más hecho, pero ha sabido estar y comportarse más que bien en el primer día que ha salido al campo.

Imágenes de Pechín y Panderón en sus respectivos farolillos.



Las perdices de repoblación -dicha finca es lo que tiene-, aunque parezcan fáciles de abatir, con los últimos fríos, incluso -7ºC y tomando tierra, no estaban por la labor y lo normal era cantar desde una atalaya y poco más, pues por estas fechas en Castilla la Mancha hay pocas parejas y, por lo tanto, pasaban del tema.



Imagen del mejor puesto. En ella ve a Panderón al lado de una pareja abatida


Pero como todo no es apretar el gatillo, el diálogo con la mujer y amigos que me acompañaron no faltó, como tampoco unas buenas copas y algún producto de la tierra que llevarse a la boca. Si faltara esto, ni nuestra afición cinegética, ni otras perdurarían en el tiempo.